19 septiembre 2018
No te compres una moto

Muchos podrían tildarnos de agresivos publicitariamente o de estar en contra de determinados sectores de nuestros tejido industrial. Sin embargo lo que está claro es que dentro de quince o veinte años la gran mayoría de nosotros prescindirá de tener una propiedad sobre un medio de transporte para adoptar la nueva tendencia de la movilidad como servicio.

La aparición de nuevas tecnologías es la clave para entender la transformación que va a sufrir la forma en la que pensamos y usamos los vehículos. Pero antes de adentrarnos en el futuro debemos conocer el presente.

En España se venden más de 1,5 millones de coches al año, que en media cuestan unos 18.500 euros y recorren unos 10.168 km al año.

Cada español pasa unas 254 horas al año conduciendo, es decir un 2,8% de su tiempo y 75 horas aparcando que es el 1,4% de su actividad diaria. ¿Pero qué pasa con el vehículo el resto del tiempo?

El resto del tiempo el coche queda inactivo, lo cual se traduce en una elevada ineficiencia del sistema de transporte más común.

Un sustituto lógico podrían ser los taxis. Sin embargo, en España usar un taxi resulta bastante caro, ascendiendo el coste por kilómetro a 1,20 €

Hay buenas noticias: en los próximos años este precio subirá tendencias a la baja debidas  a la aparición de nuevas tecnologías, como los coches sin conductor, y por la implantación de motores eléctricos.

De hecho, un automóvil eléctrico tiene un coste de 0,017 € por kilómetro, mientras que uno de gasolina el precio por kilómetro es de  0,055 €.

En la actualidad, los coches eléctricos son más caros que los de combustión, pero la tecnología, y la curva de adopción, harán que los costes caigan en picado en los próximos 5/10 años, a medida que el mercado los adopte masivamente.

La movilidad como servicio es nuestro futuro.

 

Con el coste de los transportes convencionales lo que se llama movilidad como servicio (MaaS) se convierte en una opción muy interesante. En otras palabras, el transporte bajo pedido se mueve a un modelo de suscripción.

La movilidad como servicio es rápida, eficiente y, lo que es más importante, sustancialmente más económica que la simple propiedad de automóviles. Sin embargo, hay muchas más razones para cambiar de propiedad a suscripción.

  • Ser más eficiente en la relación coste – beneficio.
  • Pagos simplificados.
  • Necesidades de movilidad adaptadas a cada usuario
  • Me suscribo o me doy de baja. Sin obligaciones

…y muchas otras.

Además, el cambio, no es diferente al que se ha realizado en otros sectores. Un ejemplo entre muchos es el mercado musical. Antes se solía comprar los CDs y en la actualidad existen servicios de suscripción que permite disfrutar de una gran variedad de música en cualquier momento y en todos los dispositivos que se desee.

También hay otros ejemplos como Husqvarna, un fabricante de herramientas de 329 años, que ahora ofrece una suscripción mensual a sus herramientas. Los clientes simplemente los devuelven cuando terminan su proyecto.

La economía digital nos ha modificado nuestro comportamiento para querer el resultado, no la propiedad. Y al final, solo buscamos la utilidad vehículo y no su propiedad.

No me comprometo, MOLO

Utilizamos cookies | Más info
Preferencias